Restaurante de Loreto
El respeto por la materia prima y la gastronomía local define nuestra cocina.

Por Raciones.

Alcachofa en tempura, mousse de setas y chocolate amargo.

Alérgenos: nata, salsa de soja. 

La acachofa tiene dos sustancias características, la cynarina y algunas sales del ácido clorogénico, que tienen un sabor amargo. La cynarina inhibe temporalmente la sensación “dulce de nuestras papilas gustativas. Así, cuando tras haber comido alcachofas se bebe agua o cualquier otro líquido que lave la superficie de estos receptores, la percepción del dulce vuelve a funcionar y además lo hace de forma brusca. La salsa de chocolate amargo aumenta esta sensación, pues aunque no sea dulce, nuestro cerebro tiende a adjudicarle ese sabor, tenga ó no azúcar.

El chocolate amargo, salsa de soja y setas contribuyen a un conjunto umami muy curioso y adictivo.

Carne de vieira ahumada con mantequilla avellana.

Alérgenos: vieira, mantequilla, avellana.

La viera es marcada ligeramente y sus jugos ligados con mantequilla avellana. Se ahúma al momento con madera de haya.

Bocado de sardina ahumada, pan de dátil, tomate confitado y yogur eco de leche de oveja.

Alérgenos: sardina, huevo, yogur, salsa de soja y almendra.

En realidad son dos bocados. El primero está marcado por el tomate confitado: intenso y crujiente. El segundo, marcado por la frambuesa es salado y fresco. El yogur aporta continuidad y untosidad sin añadir grasa.

Costilla de cerdo glaseada a la miel, hummus de pedrosillanos y berenjenas fritas.

Alérgenos: salsa de soja

Tapa para comer con las manos. El hummus está preparado de forma castiza empleando garbanzo pedrosillano, limoncico de murcia y aceite de oliva virgen extra.

Buñuelo de morcilla y dulce de tomate

Alérgenos: harina de trigo y salsa de soja.

Humilde homenaje al desaparecido Santi Santamaría.

Croqueta de la casa

Alérgenos: consultar al camarero

¿Cocina de aprovechamiento? No, bocado suave e imprescinble.